¿Qué hace al buen diseño?

 

Blog_Dieter_01

 

Es lo que se preguntó Dieter Rams a finales de los 70’s. Cuando se percató de la trascendencia de su trabajo, buscó establecer los principios fundamentales para juzgar al diseño. Hasta hoy, éstos principios – considerados como los “10 mandamientos”- son una guía en lo que el denominó en aquella época como “una impenetrable confusión de formas, colores y sonidos”.

 

01. El buen diseño debe ser innovador.

Es improbable agotar las posibilidades de innovación en el diseño debido a que el desarrollo tecnológico ofrece continuamente nuevas oportunidades para innovar.

02. El buen diseño debe hacer a un producto útil.

El objetivo primordial de un producto es su utilidad. Su diseño es primordialmente práctico y de manera secundaria tiene que satisfacer ciertos criterios de carácter psicológico y estético.

03. El buen diseño es estético.

El diseño bien ejecutado no carece de belleza.

04. El buen diseño hace a un producto comprensible.

Un buen diseño simplifica la estructura del producto y lo predispone a expresar claramente su función mediante la intuición del usuario.

05. El buen diseño es honesto.

Un diseño honesto nunca intenta falsificar el auténtico valor e innovación del producto dado. Asimismo, un diseño verdaderamente honesto nunca trata de manipular al consumidor mediante promesas de una utilidad apócrifa, inexistente o más allá de la realidad física del producto.

06. El buen diseño es discreto.

Todo producto y su diseño debe de ser simultáneamente neutro y sobrio.

07. El buen diseño tiene una larga vida.

Toda moda es inherentemente pasajera y subjetiva. La correcta ejecución del buen diseño da como resultado productos útiles y atemporales.

08. El buen diseño es consecuente en todos sus detalles.

Un buen diseño nunca deja nada al azar dado que el cuidado y la exhaustiva precisión de cada detalle expresa el respeto de los diseñadores para con sus consumidores. Cada error es una falta de respeto.

09. El buen diseño respeta el medio ambiente.

Un buen diseño debe de contribuir significativamente a la preservación del medio ambiente mediante la conservación de los recursos y la simplificación de la contaminación física y visual durante el ciclo de vida del producto.

10. El buen diseño es diseño en su mínima expresión.

“Menos es más” y en su lugar recomienda su propio modelo: “Menos, pero con mejor ejecución”, destacando el hecho de que este enfoque fomenta los aspectos fundamentales de cada producto y por lo tanto evita lastrarlos torpemente con todo aquello que no es esencial. El resultado ideal es un producto de mayor pureza y simplicidad.

 

 

121217RA_braun_hi_fi_amp_005

Material vía Vitsœ

Leave a Comment